Hablaron de Mi
  

Raúl - ¡Hola Gaby! ¿Cómo estas?

Gabriela - ¡Muy bien! ¿qué cuentas? ¿cómo va todo?

Raúl - Más o menos.. ¡pero vamos! que es lo importante ¿Y tú?

Gabriela - ¡Muy bien! Estoy súper contenta con mi trabajo, me ha ido bien ¿Cómo siguen esas depresiones? ¿ya estas mejor?

Raúl - Va lenta la recuperación sin embargo no me puedo quejar, especialmente ahora que estoy empezando a conocer otras personas.

Gabriela - Yo te recomendaria que te des un poco más de tiempo y no te relaciones inmediatamente con alguien pues normalmente cuando nos rompen el corazón, lo primero que hacemos es involucrarnos con alguien y nos va peor, lo sé por experiencia.

Raúl - Pues sí pero no sólo quiero conocer sino abrirme a alguien para construir algo.

Gabriela - Pues buena suerte con eso. Por cierto ¿Has platicado con la amiga que te presente por chat?

Raúl - Claro que sí, he estado conversando con Xóchitl por chat y teléfono, me parece una chica muy agradable, atenta y desenvuelta en lo que dice y sabe.

Gabriela - Te dije que ella era así, es una chica muy linda mi amiga. Tiene muuuuchos amigos por su forma de ser y no le faltan pretendientes así que si te la quieres ganar, vas a tener que echarle muchas ganas.

Raúl - Si es tan linda ¿Por qué no tiene novio o esposo?

Gabriela - Eso es un misterio que tendrás que preguntarle a ella, yo no sé los detalles propios de la vida de ella, no le conozco a fondo ciertas cosas y aún así, si se las conociera tampoco te los diría. Tu fuente de información de la vida de ella, tiene que ser ella misma.

Raúl - En eso tienes razón... ¿Sabes? Xóchitl es muy buena conversando, duramos horas en el chat. Por teléfono he reparado que su tono de voz me gusta mucho.

Gabriela - Deberías estar contento que te esté dedicando tiempo para platicar, yo no le dedicaría horas a una persona por chat o en llamadas, mejor platicaría de frente a ella así podría ver la forma de mover sus labios, cejas, ojos y manos pues esos detalles hablan mucho de una persona durante una charla, pero en fin eso son mis gustos, sígueme contando.

Raúl - Su tono de voz es firme, fuerte y decidido. Y lleva la conversación muy fácilmente, no le cuesta nada adaptarse a cualquier planteamiento, incluso si no es de su conocimiento.

Gabriela - ¿Qué me dices del contenido de sus pláticas?

Raúl - Diversas, muy amenas y con muchísimo material, a veces me cuesta trabajo seguirle el hilo y sobre todo entender porqué si estamos hablando de cosas de nosotros, de repente me habla del estado de la economía en Grecia, por ejemplo.

Gabriela - Pues si Xóchitl te interesa, te tienes que acostumbrar. A estas alturas de nuestras vidas es más fácil determinar como es una persona platicando de temas que no tiene que ver con la persona en sí.

Raúl - ¿En serio?

Gabriela - Claro, imagínate que ella te pregunta ¿Cómo eres como persona? Y tu le contestas con cualquier definición que salga de una página de parejas en Internet “Me considero una persona interesante, positiva, con ganas de conocer el mundo y el alma de las otras personas, sencilla, honesta y detesto la mentira” entre un largo bla bla bla. Yo que te conozco, sé que en éste momento no eres una persona positiva sino que la depresión te está haciendo mierda, que estas mintiendo porque no le vas a decir a Xóchitl que estas conociendo a otras mujeres para ver si se da “algo”, sencillo no eres porque la sencillez se pierde en el momento que nos ponemos atributos que no tenemos y aparte los comentamos,ni que mencionar de la honestidad, entre un largo etcétera. Esas cosas las asume Xóchitl, ella es más cerebral que yo por ello mejor acude a diversas conversaciones para, de forma indirecta, conocerte. El “yo” real tuyo va a salir a flote en esas conversaciones.

Raúl - No lo había pensado.

Gabriela - Y ni lo pienses, pues si lo haces entonces falsearías las conversaciones posteriores con ella, ella lo va a percibir y entonces te va a borrar de su lista. ¿Has conocido a alguien más aparte de Xóchitl?

Raúl - Si, pero nadie me ha llamado la atención como Xóchitl, que ahora es mi amiga ¿Has hablado recientemente con ella?

Gabriela - Si.

Raúl - ¿Hablaron de mí?

Gabriela - Muy superficialmente, ella procura no hablar de esos temas conmigo.

Raúl - ¿Qué te dijo?

Gabriela - Solamente que le pareces una persona interesante, ameno y que escuchas, cualidad clave para toda mujer. ¿Qué más quieres que platique ella de ti? Si te está conociendo a través de aparatos que enmascaran a la persona verdadera

Raúl - Pues si.

Gabriela - Por lo que veo te estas interesando en ella para algo más.

Raúl - Si, pero me gustaría conocerla más.

Gabriela - ¿Y?

Raúl - ¿Cómo que y?

Gabriela - ¿Cuándo se ven para platicar como seres humanos y dejar a los seres cibernéticos al lado?

Raúl - Tienes razón, lo voy a hacer, la voy a invitar a comer mañana.

Gabriela - ¿Y por qué no la invitas hoy?

Raúl - ¡Si, lo voy a hacer!

Gabriela - Bueno, te dejo porque tengo cosas que hacer, no soy Xóchitl que te dedica horas en conversaciones cibernéticas seguimos en contacto.

Raúl - ¡Claro que si Gaby, gracias amiga eres la mejor!

Gabriela - ¡Lo sé! hasta luego.

------------------------------------------------------------------------------
------------------------------------------------------------------------------

Xóchitl - ¡Hola amigocha! ¿estas allí?

Gabriela - Si

Xóchitl - ¿Cómo has estado?

Gabriela - ¡Muy bien! ¿qué cuentas?

Xóchitl - Contenta, fíjate que por fin me aceptaron en la universidad para estudiar mi posgrado de economía, aquel que quería hacer y estoy muy entusiasmada.

Gabriela - ¡Que buena noticia! Siempre la parte académica te llama antes que cualquier cosa.

Xóchitl - Pues no te creas amiga, ahorita estoy algo así como... con una incomodidad en el corazón.

Gabriela - ¿Y eso?

Xóchitl - Es lo que ya te comenté de tu amigo Raúl, como que me está llamando mucho la atención. No le has dicho nada de ésto ¿verdad?

Gabriela - ¿Cómo crees? Eso es algo que entre ustedes dos tienen que decirse.

Xóchitl - Pero no sé si sea la persona adecuada para mí pues tu sabes que cuando se me mete a la cabeza por hacer algo, no lo dejo sino hasta que lo termino y no creo que él comprenda este hábito que tengo. Me da la impresión que me va a suceder lo mismo que en mis relaciones pasadas, cuando los fulanos con su típico pensamiento chauvinista me ponían a escoger “o yo o tus intereses” y eso me “cagaba”, como si ellos no fueran parte de mis intereses y pues al diablo el zángano en turno.

Gabriela - ¡Ja, ja, ja! Esa es mi clásica Xóchitl.

Xóchitl - Bien dicen que el colmo de una mujer es que por 30 gramos de chorizo hay que cargar con el cerdo completo.

Gabriela - ¡Ja, ja, ja! Y por qué no le hablas claro a él y le dices lo que me estas diciendo.

Xóchitl - No creo que tolere que llegue diciéndole “No quiero que seas como mis anteriores novios que me ponían en esta u otra disyuntiva, quiero que me comprendas”. Te aseguro que al principio va a decir “¡Claro que yes!”. Pero en cuanto la relación pase de la infancia a la adolescencia va a dejar de chuparse el dedo y me va a decir “¡Me comparaste con tus novios anteriores! ¿Qué más has comparado?”. Ya sabes cómo son y no me gustaría pasar por lo mismo otra vez ¡Que flojera!

Gabriela - Entonces ¿Por qué el interés por él?

Xóchitl - Porque parece genuino al hablar de sus temores y sus esperanzas, sin embargo, sus anhelos no me preocupan pero los temores pueden llevarlo a sentirse inseguro y créeme que un hombre inseguro en una relación sentimental sirve para dos cosas... para nada o para el caño, ¿Has hablado con él?

Gabriela - Si

Xóchitl - ¿Qué cuenta?

Gabriela - Pues que ha andado apurado en sus cosas, el trabajo, etcétera. Cosas de la vida común.

Xóchitl - ¿Hablaron de mi?

Gabriela - Muy superficialmente, sólo me dijo que eres una conversadora muy profunda.

------------------------------------------------------------------------------
------------------------------------------------------------------------------

Gabriela - Héctor ¿estas allí?

Héctor - ¡Hola amor! Ya casi salgo del trabajo y enfilo a casa en unos 15 minutos. Espero que no haya mucho tráfico.

Gabriela - ¡En cuanto llegues te espera un “Guaca Guaca” de mundial!

Héctor - ¡Amor! ¿Estas bien?... ¡aaahh ya entiendo! Acabas de tener otra sesión de amores desconectados por lo que veo. Pues entonces le meto la pata para ir a casa más rápido.

Gabriela - ¡Si, mi cerdo adorado! ¡Mi zángano bello! Aquí te espero.

Héctor - ¡Pues voy saliendo para allá conversadora sabrosa... ahorita nos vemos!